Vikingos: Valhalla. 1 Temporada. Una épica historia que continuará.

El viernes 25 de febrero Netflix estrenó la esperada Vikingos: Valhalla. Una serie que supone una secuela de la famosa Vikingos, cuyo rodaje fue anunciado antes de que terminara su sexta y última temporada (por el momento, ya que no se descarta la idea de que haya una séptima). De este modo sus fans podrán seguir disfrutando de las aventuras de esos bravos guerreros, aunque con diferentes protagonistas, ya que la recién estrenada serie se ambienta 100 años después de la primera.

Nos llega de la mano de Jeb Stuart, un experto en el cine de acción y tensión, como ya demostró en Jungla de cristal; y que ahora mismo se haya inmerso en el rodaje de su nuevo proyecto: la serie de Assessin’s Creed.

He de decir que he visto la serie de tirón, cosa que con Vikingos no sucedió (ya no compararé más la una con la otra). Un intenso maratón que te deja con muchísimas ganas de seguir conociendo la historia de sus personajes.


Acción, traiciones y venganza.

Vikingos: Valhalla tiene un ritmo trepidante, con una acción y un desarrollo de la historia que engancha. Esto podría tener su lado negativo en que no se paran a conocer muy a fondo a los personajes, ya que estamos continuamente centrados en una trama de conquista y lucha, y al final vemos poco del trasfondo de los personajes.

Pero no sucede eso, quizá no lleguemos a conocer íntimamente a sus personajes, pero lo que la serie nos muestra con sus acciones es suficiente para empatizar con ellos. Sus historias son todas muy interesantes y puedo decir que no hay ni un minuto de relleno en todas ellas. Todo lo que sucede es necesario para la trama y además de cada una de ellas tiene una emoción que es difícil decir cual es la principal y cual es la secundaria. Incluso cuando estamos en escenas donde los personajes principales no salen, sabemos que todo va a tener una repercusión en la evolución de su historia.

vikingos: valhalla

Los tres personajes principales de Vikingos: Valhalla nos llevan a una época de poder y luchas real, consiguiendo una relación entre ellos que funciona muy bien. Apoyados por unos secundarios que dan mucho valor a la historia, los iremos conociendo mejor con el paso de los episodios, y no echaremos de menos esas largas escenas donde los protagonistas nos cuentan su vida anterior, que muchas veces se hacen pesadas.

La serie es capaz de darnos a conocer sus motivaciones sin largos diálogos dramáticos, cosa que personalmente agradezco mucho. De hecho, estas se nos irán mostrando poco a poco y siempre dentro de la historia, lo que también crea una intriga por descubrir que pasa con ellos en el futuro.

Principalmente, la serie está marcada por la acción. Pero también nos vamos a encontrar, sobre todo en sus episodios finales, con momentos de poder y traición. Todos ellos muy bien dosificados y en escenas de corta duración que suponen un alivio a tanta sangre, además de darle un sentido a lo que veremos. Aunque, he de decir, que Vikingos: Valhalla no se recrea mucho en mostrárnosla. Su creador ha preferido dotar a las batallas de intensidad por encima del impresionismo que crea el color rojo.

Vikingos: Valhalla. Una historia con personajes reales, pero con un trama libre.

En los ocho episodios que dura su primera temporada vamos a seguir los pasos de varios personajes reales. Aunque es una forma libre de contarnos lo que sucedió a principios del siglo XI que es donde se sitúa la acción. De hecho, Harald Sigurdsson (Leo Suter), no pudo ayudar al rey Canuto en la conquista de Londres ya que se estima que nació unos años después de que se produjera dicha invasión. Siguiendo con él, se llevaba más de veinte años de diferencia con su medio hermano, y cuando Olaf Haraldsson (Jóhannes Haukur Jóhannesson) murió en la batalla de Stiklestad (1030) Harald tendría unos 15 años.

Por otra parte, Leif Eriksson (Sam Corlett) y Harald parecen de la misma edad en Vikingos: Valhalla, cuando en realidad ambos se llevaban muchos años de diferencia. Se estima que Leif nació en el 970, y a Harald se le estima su nacimiento en el año 1015. La serie también se toma otras licencias como asignarle el papel de Jarl Haakon (Caroline Henderson) a una mujer, cuando en realidad fue un hombre.

vikingos: valhalla

Siguiendo con más datos, en Vikingos: Valhalla nos cuentan que el detonante de la conquista de las tierras ingleses fue una matanza conocida como La masacre del día de San Bricio. Este hecho es real y existió ese fatídico día. El 13 de noviembre de 1002, el rey Etelredo II ordenó el exterminio de todos los habitantes daneses en suelo del reino de Inglaterra. Pero en realidad la conquista de esa tierra llevaba ya años en marcha. El padre del rey Canuto (Bradley Freegard), Svend Barbapartida (Søren Pilmark), inicio su conquista unos años antes, aunque solo había conseguido acuerdos pacíficos con los monarcas de aquella tierra.

La serie nos cuenta que la invasión la llevó a cabo el rey Canuto, pero en realidad este acompañaba a su padre Barbapartida en esa batalla. Svend quería vengar la muerte de su hermana acontecida en ese día negro. Por eso encabezaba la invasión, y quizá ese deseo de venganza le impulsó a conseguir la victoria. A esto se le une el descontento por el poco dinero recibido por parte de los ingleses para mantener la paz en sus tierras.

La otra protagonista de Vikingos: Valhalla es Freydís Erikssdotter (Frida Gustavsson), hermana de Leif. Nacida en el año 980 (atad cabos vosotros), acompañó a su hermano en una expedición que llevaría a Leif a ser conocido como el primer vikingo que llegó a tierras americanas. Era una mujer fuerte y luchadora, una excelente guerrera con un carácter inquebrantable. Aunque en la vida real, no fue todo lo leal que la serie nos presenta.

En resumen

¿Recomendaría ver Vikingos: Valhalla? Rotundamente sí. Es una serie que adictiva, te engancha y hace que quieras saber más sobre todos los personajes. Su rápida acción no te dejara aburrirte. Y si bien, los hechos históricos que nos cuentan están alterados, esas referencias personajes históricos le dan un toque de intriga que despierta el interés del espectador.

A esto se une una buena ambientación, acción con peleas y luchas, y una trama de ambición y traiciones que le da ese toque dramático con el que mejor vamos a ir conociendo a los personajes de esta saga que acaba de empezar.