Saltar al contenido

Un hombre de acción (2022) Película de Netflix.

Un hombre de acción es una película española que nos llevará a conocer la vida del activista Lucio Urtubia, interpretado por Juan José Ballesta. En realidad se trata de una adaptación libre que está basada parcialmente en sus hazañas. Han añadido y modificado algunas partes para hacerla más atractiva al público.

Está dirigida por Javier Ruiz Caldera (Super López, Anacleto agente secreto) sobre un guion escrito por Patxi Amezcua (Operación Marea Negra, Sin límites, Desaparecidos), y está protagonizada por Liah O’Prey (Anne), Luis Callejo (Asturiano), Josean Bengoetxea (Germinal), Miki Esparbé (Quico), Ben Temple (Barrow) y Alexandre Blazy (Inspector Costello.

Incluso sabiendo que parte de las escenas que nos van a mostrar no fueron reales, Un hombre de acción nos da la oportunidad de conocer un pasado reciente de nuestra historia que resulta bastante interesante.

Un hombre de acción. El anarquista vasco.

El anarquismo es un modelo sociopolítico que se basa en la inexistencia de una forma de Estado o gobierno impuesto, sin políticos. Sus ideas se basan en la igualdad de todas las personas sin, clases superiores y sin tener que cumplir leyes o normas, la libertad absoluta.

Según estas ideas, el hombre es autosuficiente para poder gestionarse por él mismo y no necesita de ninguna persona en un status superior al suyo que le diga lo que tiene que hacer. Para conseguir esto defendían la creaciones de comunidades donde todos colaboraban sin que ninguno de ellos sobresaliera del resto.

Para conseguir este estado no usaban la violencia, sino la desobediencia. Pensaban que si todos dejaran de sucumbir bajo el yugo de las leyes y normas, al final el sistema caería por sí solo. El poder de muchos contra unos pocos.

He creído que sería bueno explicar brevemente en qué consiste el anarquismo antes de hablar de Un hombre de acción. Conocer ese modelo ayuda a entender la forma de actuar de Lucio, y los motivos que le llevaron a convertirse en un atracador de bancos.

Un hombre de acción

Vamos a conocer los modestos orígenes del anarquista en España, donde ya demostró no estar de acuerdo con la forma de gobierno que allí había en los años 60. El franquismo gobernaba y la libertad era algo que se había perdido. Pero había algo más, su inconformismo por ver como el dinero estaba en manos de personas que no lo necesitaba, y como explotaban ese poder para enriquecerse aun más y de forma injusta.

Lucio tuvo que abandonar España y fue a parar a Francia, donde vivía su hermana. Allí demuestra que era un hombre humilde y honrado. Un albañil al que no se le caían los anillos trabajando duro para poder subsistir. Su particular forma de ser pronto llamará la atención de sus compañeros de trabajo que verán en él un gran activo para la causa por la que están luchando.

Un poco de imaginación para esta historia real.

Un hombre de acción resulta entretenida de ver. Eso es gracias a la trama que nos van a contar sobre robos de bancos, algo que siempre resulta atractivo de ver. A través de las ideas de Lucio, veremos como deciden dar un paso más allá y pasar de imprimir panfletos a darles a los que gobiernan donde más les duele: el dinero.

De ese modo nos llevarán hacia una historia a lo Ocean Eleven, donde la trama va alternando entre la vida personal del activista y la lucha por unas ideas que cada vez se asientan con más fuerza en él y en sus compañeros.

Esa mezcla le da un toque diferente a esta historia, dotándola de acción y una intriga por conocer como terminará su plan. Eso hace que Un hombre de acción vaya más allá de una mirada a la historia y se convierta en una entretenida película donde la política se mezcla con la adrenalina de saber que lo que haces rompe todas las leyes.

Un hombre de acción

Una combinación que funciona, y que supone una explicación al motivo por el que Lucio tomó decisiones en su vida hasta llevarle a un punto donde no era posible volver atrás. Todo ello rodeado de esa ‘magia romántica‘ que siempre envuelve a esas cosas que hacemos defendiendo unos ideales en los que creemos y que pensamos que son los acertados.

Un hombre de acción es una película para aquellos que les guste la historia con licencias creativas, pero también para los que les gusten las historias menos verídicas y que busquen una trama amena. Tal y conforme está ahora el mundo, quizá ese modelo que tanto éxito tuvo en el siglo XIX, no parezca tan descabellado… ¿o no? A saber.