¿Sabes quién es? Nuevo thriller de Netflix sobre pasados turbulentos que regresan al presente.

¿Sabes quién es? (Pieces of her) es la nueva apuesta de Netflix por las series de intriga. Una de esas series que son capaces de mantenerte atento a la pantalla y que ves en un maratón esperando su final. Un formato bastante habitual de ver en la plataforma de streaming con más usuarios de todas, y que debido a su buen funcionamiento en cuanto a número de visualizaciones, solemos tener muy a menudo entre su extenso catálogo.

De nuevo nos encontramos con una historia ya vista, pero que parece gustar mucho. Un pasado con oscuros secretos aparece de forma inesperada en el presente dispuesto a destruir a sus protagonistas. Un thriller intenso lleno de giros sorprendentes y mucha investigación para llegar a descubrir toda la verdad que se esconde detrás de las mentiras sobre las que se ha construido su nueva vida.

La serie está basada en la novela homónima y best seller de Karin Slaugther, escritora estadounidense especializada en novela negra. Lo de adaptar novelas es algo también muy habitual en Netflix, cosa que algunas veces agradecemos.

¿Sabes quién es? Igual pero diferente.

He de decir que me gustan este tipo de series donde las personas tienen un pasado secreto que hace aparición cuando menos te lo esperas, así que ¿Sabes quién es? me ha gustado. Es verdad que en un principio todas este tipo de series tienen la misma base pero tienen pequeños matices que las diferencian a unas de otras y que hacen que una guste más que otra.

En el caso de ¿Sabes quién es? esa pequeña diferencia nos la da su protagonista Toni Collette en el papel de Laura Oliver. Sin lugar a duda estamos ante una muy buena actriz y eso se nota. Cuando aparece en escena es capaz de absorber toda la atención hacia ella, y eso que el papel que interpreta no es que sea el de una persona con un carácter agradable. Y quizá por eso resulta tan atrapante.

Otra cosa que hace que la serie te atrape es el pasado de Laura. Una idea bastante original a la que han sabido sacar provecho logrando un clima de intriga que atrapa al espectador, sobre todo en sus primeros episodios vamos igual de a ciegas que Andy (Bella Heathcote), su hija. La joven emprenderá una huida donde podremos ver su crecimiento mientras investiga que está sucediendo.

Poco a poco se irán despejando las dudas e iremos conociendo lo que sucedió realmente cuando Laura era casi una adolescente. Y aquí es donde le encuentro varios ‘peros’ a la serie. Llegamos a un punto en que la trama no avanza. Durante varios episodios tenemos la sensación de que todo ha quedado descubierto pero que siguen dándole vueltas a lo mismo sin avanzar ni definirse totalmente. Esto hace que la serie se alargue innecesariamente y que la intriga del thriller pase a un segundo plano, dejándonos en su lugar un drama más evidente.

Esta claro que todo thriller lleva detrás un drama, mi primer ‘pero’ no va por ahí. Todos llevan detrás una historia que vamos conociendo a la par que el thriller avanza, y las dos van evolucionando de la mano. Pero cuando los episodios avanzan, en ¿Sabes quién es? la parte dramática se hace más presente y el misterio y la intriga casi desaparecen.

El segundo ‘pero’ que le encontré a la serie fueron los flashbacks. En un principio eran esporádicos y nos ayudaban a conocer mejor el pasado de Laura interpretada por Jessica Barden, una joven angelical que como bien vimos, se acostumbró a mentir desde joven. Pero llega un momento en que el uso de ellos es abusivo. De hecho nos encontramos con episodios donde todo lo que vemos son esos flashbacks. Es cierto que con ellos entendemos la complejidad de la historia, pero podrían haberlos resumido ya que en el fondo solo hacen que repetir algo que ya sabíamos.

sabes quien es

Dos mujeres y una vida inventada.

¿Sabes quién es? nos lleva a un pequeño pueblecito muy tranquilo donde vive Laura Oliver, una mujer que ha superado un cáncer hace poco y que ha tenido que contar con la ayuda de su hija Andy para cuidarla.

En los primeros minutos de la serie podemos ver la diferencia de forma de ser que existe entre la madre y la hija. Mientras Laura es una mujer ordenada y tiene su vida organizada, Andy es una treintañera que no encuentra el camino en su vida y que se encuentra perdida sin saber hacía donde dirigir sus esfuerzos.

La joven trabaja en el callcenter de la policía del pequeño pueblo. Algo que entendemos es provisional hasta que Andy decida qué hacer con su vida. En estos primeros minutos asistimos a la celebración del cumpleaños de la joven, 30 años, con una comida en un restaurante cercano.

La joven muestra su estado de ánimo en el desorden que existe en la casa donde vive y en no querer cambiarse de ropa para ir a comer con su madre. Laura últimamente está más insistente con ella sobre organizar su vida y buscar su camino. Y podemos ver el gesto de desaprobación cuando Andy decide no cambiarse de ropa.

Mientras ambas están celebrando el cumpleaños de Andy, la conversación deriva hacia esos pequeños reproches. Hasta que de pronto, un joven que estaba sentado dos mesas más atrás dispara a una joven y su madre mientras se habían acercado a saludar a Laura y a su hija.

El caos se adueña de la situación, mientras el joven sigue amenazando al resto de personas que se esconden tras las mesas. Laura es consciente de que Andy lleva el uniforme de policía y sabe las consecuencias trágicas que eso podría suponer si el joven la ve. Cosa que sucede y como era de esperar amenaza a la joven con quitarle la vida.

Por supuesto Laura no va a consentir eso y se interpondrá entre ambos, de manera que resulta herida con un cuchillo en su mano, quedándose clavado allí. En ese momento algo sucede en la mente de la mujer que como si estuviera en trance usará el cuchillo de su mano para aniquilar al joven ante la incredulidad de todos.

Por desgracia para Laura este hecho será grabado en un móvil y pronto se hará viral convirtiéndose en noticia que aparecerá en todas las cadenas de televisión. Y es entonces cuando la mujer cambia su forma de ser con Andy y la echa de casa con el pretexto de que tiene que empezar a buscarse la vida. Algo que la joven no entiende de primeras, pero pronto comprenderá que deberá huir para salvar su vida.