Muñeca Rusa. Temporada 2. De viajes en el tiempo y otras cosas.

Han pasado más de tres años desde la primera temporada de Muñeca Rusa, y por fin, el 20 de abril Netflix estrenó su nueva temporada. Nadia (Natasha Lyonne) regresa para llevarnos a una historia con viajes en el tiempo, concretamente al pasado, donde su peculiar forma de ser no dejará a nadie indiferente.

Y no será la única que tenga estos flashbacks corpóreos, Alan (Charlie Barnett) su alma gemela en el bucle temporal de la primera temporada, también sufrirá estos viajes al pasado. Toda una aventura que les enseñará lo peligroso que es intentar cambiar algo que ya sucedió, y al mismo tiempo les ayudará a entender a esas personas queridas que ya no están en sus vidas.

Muñeca Rusa, regresa con toda su esencia.

Ambientada cuatro años después de que Nadia y Alan escaparan del bucle temporal de la mortalidad, seguirá profundizando en la temática existencial a través de una visión a menudo humorística y propia de la ciencia ficción.

En esta temporada, que revela un destino aún peor que la muerte incesante, Nadia y Alan se sumergen todavía más en sus respectivos pasados a través de un insólito portal del tiempo situado en uno de los lugares más célebres de Manhattan.

Al principio les parece una aventura intergeneracional en constante expansión que abarca todas las épocas, pero pronto descubren que ese acontecimiento extraordinario podría resultar excesivo y deben buscar juntos una salida.

Netflix

Así es como Netflix nos presenta la segunda temporada de Muñeca Rusa. Una serie creada por la propia Natasha Lyonne junto a Leslye Headland y Amy Poehler, donde la protagonista de la misma incluso dirige algún episodio.

Lo que nos vamos a encontrar en esta nueva entrega formada por siete episodios continua el estilo y la forma que hizo que destacara entre el extenso catálogo que la plataforma de streaming tiene. Aunque sigo pensando que no se le dio en su momento la importancia que se merece. Veremos si esta segunda tanda de capítulos por fin la hace sobresalir.

En SinSpoiler

Outer Range

Volvemos a una historia que roza lo psicodélico, con un humor ácido y algunas veces negro, y una trama de viajes al pasado que por algún motivo específico la vida le da a Nadia. Más allá de este toque de ciencia ficción se oculta una historia que profundiza en las raíces de la vida de la protagonista llevándonos a conocer a personas que formaron parte de ella.

Momentos de una vida difícil que a escasos días de su 40 cumpleaños darán un giro a su forma de recordarlos. Ensenándole a Nadia una lección no exenta de dolor, algo más que normal en su día en su día, que supera gracias a esa forma de ser que fue forjada precisamente por su pasado.

Personajes que crean historias

Puede que sea muy tópico eso de hablar de los protagonistas de una serie o una película, pero como una de las partes más importantes de ellas, muchas veces es obligado hacerlo. Y en el caso de Muñeca Rusa debemos hablar por imperativo.

Exóticos, irreverentes, malhablados… Sin duda son ellos los que hacen que la serie funcione tan bien como funciona. Hacen que una historia de ciencia ficción sea creíble sin darnos datos técnicos sobre el motivo que provoca que esto suceda. Ocurre porque sí, y lo importante es ver como sus protagonistas se van desarrollando y adaptando a esta nueva ‘aventura’.

muñeca rusa

Nadia es la protagonista indiscutible de Muñeca Rusa. Su forma de ser arrolladora nos arrastra a una historia loca que nos creemos y nos convierte en parte de ella. Su viaje, tanto temporal como personal, nos hace pararnos a pensar en algunos momentos de nuestra vida que quizá nos gustaría cambiar. Y nos da una retro perspectiva sobre aquella época dura que hizo que se convirtiera en lo que ahora es.

Pero no es la única. Por un lado tenemos la visión de Nadia, y por el otro la de Alan. Ambos están pasando por la misma situación, pero la reacción a ella es diferente. Mientras ella se centra en lo material de este viaje, Alan parece más interesado en explorar otros campos más, podríamos decir, íntimos.

Todo ello soportado por unos personajes secundarios que no se quedan atrás, entre los que destacan Elizabeth Ashley en el papel de Ruth del presente; Chloë Sevigny como Lenora, la madre de Nadia; Annie Murphy como Ruth del pasado; o Greta Lee como Maxine.

Todos ellos colaboran en contarnos una historia con un humor muy ácido sobre la vida, pasada y presente. Una forma de aceptarnos y reconciliarnos con esas personas que nos convirtieron en lo que ahora somos, con sus cosas buenas y otras que no son tan malas como pensamos.