Saltar al contenido

Opinamos sobre Las de la última fila (2022) Serie de Netflix

Las de la última fila es una serie española que consta de 6 capítulos 50 minutos cada uno. Creada y dirigida por Daniel Sánchez Arévalo, está protagonizada por Maria Rodríguez Soto (Carol), Itsaso Arana (Sara), Mariona Terés (Leo), Godeliv Van den Brandt (Olga) y Monica Miranda (Alma)

Todas la críticas que he leído y oído de esta serie son excelentes y ni me cuestiono ni lo pongo en duda pero si me gustaría explicaros que es lo que no me ha gustado de la serie.

Las de la última fila. 5 amigas desmelenándose.

Para poneros en situación, Las de la última fila nos lleva a la historia de un grupo de 5 amigas que se conocen desde la niñez cuando coincidieron en su primer colegio en el cual debido a sus apellidos, les tocó sentarse juntas en “La última fila”

Juntas deciden organizar un viaje cuya finalidad es solidarizarse con una de ellas que tiene una grave enfermedad. En cuanto empieza la serie ya se adivina la enfermedad pues aparecen todas en escena rapándose o ya rapadas del todo sin complejo alguno como mérito añadido.

Juntas también PACTAN y deciden sortear durante el viaje y cada una de forma independiente ( ya se verá en la serie  como ) experiencias no vividas y deseadas. Es decir una especie de última voluntad.

Las otras 4 deberán hacer lo mismo y así todas tendrán que vivir cada una de las experiencias deseadas por sus compañeras sin objeción ni derecho a oponerse. Ahora y por unos minutos, pongámonos a pensar si la visión de la serie que trata de un grupo de amigas treintañeras ¿sería la misma con grupos de otra edad más avanzada?

Veamos mi crónica personal y me entenderán.

El argumento de Las de la última fila, para mí nada original ¿Cuántos grupos de amigas con alguna entre ellas que tiene una enfermedad existen en el mundo? Seguro que por desgracia hay miles y miles. La diferencia es que no las conocemos y los seres humanos desde siempre optamos por la ignorancia ante el dolor ajeno.

Estas 5 amigas, después de tantos años viajando juntas sin nada especial, les cambia la vida a todas cuando se enteran de la triste noticia y deciden en pocas palabras “Desmelenarse”.

A partir del pacto y conforme va tocando experimentar todas parecen dispuestas a tirar todo por la borda incluidos hijos y parejas.

Las de la última fila

¿Es eso creíble en un escenario mega triste donde todas saben que una de ellas puede irse para siempre? Me pongo en mi piel, pensando en mis tres amigas de toda la vida y en un viaje parecido (que ojalá nunca se presente) y me hago muchas preguntas:

¿Cambiaría de orientación sexual por un pacto entre amigas? 

¿Engañaría a mis hijos y marido?

¿Me drogaría?

¿Mentiría a diestro y siniestro?

¿Podría pasármelo bien y disfrutar de tan hermosos parajes, reír a carcajadas y disfrutar noches y días a tope sabiendo que una de ellas puede irse para siempre?

Las de la última fila está rodada en  pueblo y playas paradisiacas de Azahara de los Atunes, Barbate, Vejer de la Frontera entre otros.

En mi caso la respuesta es NO y NO y NO a todas esas preguntas.

Os aseguro que ya nos ocuparíamos mis amigas y yo de establecer reglas antes de sellar pactos no asumibles.

La serie ha tenido muy buenas críticas. Entonces ¿por qué mi mente rechazó desde el primer capítulo esa trama? La única razón que se me ocurre es un cambio de perspectiva desde la edad. Por eso al principio de la crónica os preguntaba si ¿tendría la misma visión la serie entre grupos de edad más avanzada?¿Alguien lo sabe?

A destacar:

* El importante trabajo del director y de las actrices que para más esfuerzo añadido se han de rapar cada semana para el rodaje sin saber hasta el final quien de ellas representa a la que tiene cáncer.

*Los preciosos pueblos, paisajes, playas paradisiacas y hoteles

*El cameo de una reconocida cantante.

Por lo demás y desde mi punto de vista, guion: quizás plausible pero muy triste con algo de comedia sobrevalorada y situaciones absurdas que no todos aprobaríamos en un momento tan delicado, según cuenta la historia, como es la muerte de una amiga de toda la vida. De todas formas les sugiero que vean Las de la última fila, pues ya sabemos que para gustos hay colores. ¡El debate está servido!