La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana. Sí, es una parodia.

La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana es una miniserie que Netflix estrenó el pasado 28 de enero. La serie consta de 8 episodios de una media hora de duración cada uno. Está dirigida y creada por Rachel Ramras, Hugh Davidson y Larry Dorf.

Después de leer su título es fácil pensar que algo raro tiene. ¿Quién le pone semejante título a una serie? La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana (tomemos aire), es una comedia negra que parodia los thrillers protagonizados por mujeres.

Una parodia difícil de identificar

La miniserie se ha encontrado con montones de críticas negativas que básicamente venían a decir que todo lo que nos presentan no tiene ni pies ni cabeza. Claro, es una parodia. El problema es que no nos dejan totalmente claro que es una parodia hasta que no vas uniendo todos los disparates que nos van dejando como pistas.

Si te tomas la miniserie como un thriller, totalmente en serio, empezarás a notar que suceden muchas cosas que no tienen sentido, y por supuesto, acabarás diciendo que es malísima, y que has perdido tu tiempo (menos mal que dura poco) viendo la peor serie de toda la historia.

La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana tiene su punto fuerte en su protagonista. Una tremenda Kristen Bell (Anna) que borda el papel. Es tan creíble su actuación que todas las situaciones sacadas de tiesto que se le presentan acentúan más el que pensemos que está loca.

La miniserie nos va dando pistas de que es una parodia, a parte de su título. Por ejemplo ese llenado hasta arriba, arriba de cada copa de vino, o la historia traumática que persigue a Anna continuamente. Pero quizá han faltado algún guiño en forma de música o algo, que hubiera indicado que estás viendo una parodia y que la tienes que tomar como tal.

La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana

Sinopsis de La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana

Anna es una mujer que no está pasando por sus mejores momentos. Después de un trágico suceso que cambiará por completo su vida, se encuentra sola con el único consuelo del vino. Su vida parece haberse parado y ella no tiene fuerzas para salir del bucle de desidia en el que se encuentra instalada.

Pronto todo eso cambiará. Llegarán al vecindario unos nuevos vecinos que pronto despertarán la curiosidad en Anna. Una noche, después de haber ingerido varias botellas de vino mezcladas con antidepresivos, la mujer presenciará el asesinato de su vecina en manos de un desconocido. Pero, ¿fue real, o fruto de su imaginación alterada por la explosiva mezcla?

Si con el título no has tenido suficiente para identificar el nombre de la película que pretende parodiar, con su trama lo tiene que haber dejado completamente servido en bandeja de plata. Sí, La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana, imita descaradamente la película del año 2021, La mujer en la ventana, protagonizada por Amy Adams.

Si eres de los que han visto esta miniserie sin saber que se trata de una parodia, quizá podrías darle una segunda oportunidad y visualizarla de nuevo desde este otro punto de vista. Te aseguro que la vas a disfrutar.

El final de la serie cuenta con el cameo de la gran Glenn Close, y un nuevo misterio que no sabemos si pretendía ser un broche de oro al cierre de la miniserie, o si por el contrario dejaba la puerta abierta a una segunda parte de la misma.

En mi opinión, La mujer de la casa de enfrente de la chica en la ventana (parece un mantra ya), me ha parecido interesante por su rareza y peculiaridad. Varias fueron las veces que ese humor negro me hizo reir, y estuve muy entretenida mientras Anna emprendía su investigación e iba atando cabos.

Ojalá tengamos una segunda temporada que nos expliqué que sucedió en ese avión del final de la miniserie. Y que sea en forma de parodia, por supuesto.