La fierecilla indomable. Comedia pelisiesta.

La fierecilla indomable es una película polaca que Netflix estrenó hace unos días y que ha conseguido colarse en el top ten de lo más visto en la plataforma. Un hecho bastante curioso ya que la película no tiene nada para hacerla resaltar.

Dirigida por Anna Wierzcur-Bluszsz y con un guion en el que la propia directora ha colaborado la cinta nos lleva a una historia simple de amor y enredos. La típica película de siesta que solemos ver en las cadenas públicas.

Kaska (Magdalena Lamparska) es una joven avicultora que regresa a su pueblo de origen después de descubrir que su novio la engaña. Su regreso será del todo inoportuno para su hermano que estaba planeando vender sus tierras a una gran compañía.

Como era de esperar el regreso de Kaska echa por el suelo los planes de venta. Y ahí es donde entra en juego Patryk (Mikolaj Roznerski) propietario del 50% de la compañía y un vividor compulsivo. Tendrá que convencer a Kaska para que venda y para eso se propone seducirla.

No se que tiene que ver lo de seducir a alguien para que venda, pero básicamente ese es el argumento de La fierecilla indomable. Una comedia polaca de enredos rurales llena de tópicos.

Los polacos también hacen comedia.

Hasta ahora teníamos una idea de que todo lo que nos llegaba de aquella parte de Europa eran historias oscuras con mucha personalidad y una trama de esas que te mantienen pegado a la pantalla. Pero con La fierecilla indomable nos han demostrado que también pueden hacer comedia. Otra cosa es que guste o no.

La fierecilla indomable me ha recordado a una de esas películas españolas de los años 60 que alguna vez hemos visto con protagonistas que no sabemos ni quienes eran. Con unos personajes muy tópicos y un humor exagerado por sus actuaciones que hacen que las escenas resulten repetitivas y cargantes.

Un argumento soso que sirve de pretexto a una historia de amor que todos sabemos cómo va a acabar, pero que se hace de rogar o de lo contrario la película se acabaría muy pronto. Un guion sin pies ni cabeza que solo da vueltas sobre sí mismo alargando situaciones porque de lo contrario la película se acabaría muy pronto… Sí, se que me he repetido, pues eso mismo pasa en la película.

En SinSpoiler

Entre dos mundos

Lo único que se salva de La fierecilla indomable son los lugares elegidos para el rodaje. Todos ellos preciosos, que cuando los ves te dan ganas de empezar a planear tus vacaciones para ir allí. Pero hasta eso se cargan con su representación de los habitantes del pueblo, presentándolos como vulgares paletos de los que parece que hasta se burle.

La fierecilla indomable y Netflix

No deja de ser sorprendente que una película como La fierecilla indomable haya logrado ser elegida por millones de usuarios entre todo el catálogo que Netflix tiene disponible. Y más si tenemos en cuenta que precisamente la plataforma de streaming se caracteriza por darnos cada semana una cantidad enorme de novedades a las que echar un ojo.

Pero, la gran mayoría de espectadores han elegido esta película. Una cinta sin pretensiones y que no ha tenido publicidad, de hecho me ha sido un pelín complicado encontrar un trailer decente de ella. Pero mírala, en el top ten.

la fierecilla indomable

Esto nos hace pensar en la reciente noticia que ha salido a la luz sobre los catastróficos datos de este primer trimestre del 2022 que han golpeado duramente a la plataforma de streaming más popular. En solo los tres primeros meses del año han perdido 200.000 suscriptores.

Una cifra realmente mala que ha hecho que la compañía haya experimentado pérdidas a todos los niveles. Pero lo peor aun no ha llegado, ya que se espera que en este segundo trimestre pueda llegar a perder 2 millones más.

¿A qué está jugando Netflix? Obviamente a traernos películas como La fierecilla indomable. Que no es que estemos en contra de este tipo de contenido, no es eso. Seguramente esa comedia de amor ligera tendrá sus fans y alguno de los suscriptores que hayan elegido verla la habrán encontrado entretenida. Pero eso no quita que no deje de ser lo que es: una peli de siesta. Y para ver este tipo de historias no hace falta pagar.