Saltar al contenido

Crítica de El Prodigio (2022) La fe contra la razón.

Netflix estrenó a mediados de noviembre del 2022 la película El Prodigio. Un drama de época que nos lleva a una historia inquietante donde la fe se impone al razonamiento en la Irlanda de mitad del siglo XIX. La película ha entrado con buen pie en la plataforma de streaming colocándose en el primer puesto de lo más visto. Aunque suponemos que se le arrebatará en breve, Momoa y su viene pegando fuerte, ha conseguido más que muchos otros estrenos.

La película de casi dos horas de duración está basada en la novela homónima de Emma Donoghue que participa en la misma como productora ejecutiva. Está dirigida por el chileno Sebastián Lelio que ha participado en la adaptación del guion para la pequeña pantalla junto a Alice Birch.

1862, trece años después de la gran hambruna irlandesa. Una devota comunidad de las Midlands de Irlanda convoca a la enfermera inglesa Lib Wright (Florence Pugh, a la que hemos podido ver en No te preocupes querida) para que observe durante 15 días a uno de sus miembros, Anna O’Donnell (Kíla Lord Cassidy), una niña de 11 años que asegura que lleva cuatro meses sin comer y que ha sobrevivido de forma milagrosa a base de ‘maná del cielo‘. Mientras la salud de Anna se va deteriorando a pasos agigantados, Lib decide averiguar la verdad y cuestionar la fe de una comunidad que preferiría seguir creyendo.

El Prodigio. Una época difícil.

El Prodigio se sitúa históricamente unos años después de la Gran hambruna irlandesa o la también conocida como La hambruna de la patata. Durante esa época el hambre mató a más de un millón de personas y otro millón más tuvo que emigrar para evitar esa situación.

En aquella época, Irlanda estaba bajo el dominio de la corona inglesa y este terrible hecho se achacó a una mala gestión de estos que no supieron abordar la situación provocando esta tragedia. Para muchos, esto fue decisivo a la hora de abrir esa brecha que supuso la separación de Irlanda de Reino Unido.

Con un pueblo mermado y sumido en una gran depresión de la que costaba salir, había que buscar algo a lo que poder aferrarse para poder llevar una vida con esperanza, y para eso estaba la religión. Por lo que encontrarse con una niña que había sido capaz de sobrevivir sin comer durante cuatro meses era mucho más que un milagro.

El Prodigio

Para comprobar que esto era cierto, se envió a la enfermera inglesa Lib. Ella sería testigo durante 15 días de que la niña no probaba bocado. Todo ello para certificar que se trataba de la elegida por un dios que los había castigado demasiado últimamente, y que ahora les demostraba a todos que solo con su fe eran capaces de sobrevivir.

Lib se encuentra con una familia gris, algo que era lo habitual en aquella época, y muy religiosa, que cuidaban con celo de la pequeña a la que le hacían seguir una serie de rituales absurdos desde una visión científica, pero que tenían un valor religioso muy alto para ella. El incumplir esas normas suponía caer en el olvido de dios y con ello perdería el favor que la había mantenido con vida durante estos cuatro meses en que no había comido.

En El Prodigio vemos como la enfermera inglesa se va adentrando en el día a día de la pequeña Anna, conociendo poco a poco su vida y sospechando que detrás de ese fanatismo se esconde algo más que una creencia religiosa. Mientras tanto su impotencia va en aumento conforme asiste al deterioro en la salud de la niña que por alguna razón sigue férrea en su convicción de no comer.

Una historia dramática con un misterio.

Lib tiene una misión muy clara en El Prodigio, pero es humana, y no puede asistir a la inminente muerte de la niña sin hacer nada para evitarlo. Por eso empezará a investigar que hay detrás de ese ayuno severo voluntario al que Anna se somete.

El Prodigio

Esto no será bien visto por la iglesia que busca con desespero un milagro que le devuelva la confianza perdida por el pueblo en un dios justo. Además el caso de la pequeña Anna es mucho más que eso después de haber pasado por una trágica hambruna. Como era de esperar, los avisos de Lib sobre el delicado estado de salud de la niña son desoídos en un acto egoísta donde la vida de una persona quedaba por debajo de un bien mucho mayor.

El Prodigio nos trae una historia de lucha, la de Lib. Una mujer que no se rendirá a pesar de encontrarse con un poder que la obliga a seguir una normas en las que ella no cree. Sus estudios en medicina le dicen algo contrario a lo que está viendo mientras convive con Anna. Y no va a dejar que la niña muera por el capricho de unos bien alimentados personajes que solo quieren dar validez a un milagro.

De nuevo contamos con una de las actrices que está pasando por sus mejores momentos Florence Pugh, y gracias a su interpretación somos capaces de sumergirnos en esta sobria historia llena de secretos donde la manipulación siempre deja a los más pequeños indefensos siendo carne de cañón. La actriz ha demostrado su validez sea cual sea el papel que tiene que interpretar, y es muy fácil empatizar con esa lucha por salvar a la inocente Anna, sea quien sea el que esté en su contra.