Saltar al contenido

Crítica de El diario de Noel (2022) Película de Netflix.

A finales de noviembre Netflix estrenó la película romántica El diario de Noel, una adaptación del best seller homónimo del escritor Richard Paul Evans, todo un experto en novelas situadas en la época navideña. Esta vez nos llevará a conocer a Jacob (Justin Hartley) y Rachel (Essence Atkins), y la peculiar historia que une a ambos.

La película tiene una duración de 1 hora y 39 minutos, y se ha colado en el puesto número uno de lo más visto en la plataforma de streaming más popular de todas. Se nota que la Navidad está cerca y a esto se le suma que las tramas románticas siempre han tenido una buena acogida entre los seguidores de Netflix.

El diario de Noel está dirigida por Charles Shyer, todo un experto en comedias románticas en las que ha participado como guionista, como por ejemplo El padre de la novia, Tú a Londres, yo a California, o El recluta benjamín. Así que por lo menos tenemos la seguridad de que nos van a traer una historia diferente y bien contada.

El diario de Noel. Una original historia.

Estamos ante una historia romántica, de eso no hay dudas a estas alturas. Y la verdad es que es de agradecer que la trama se base en una idea tan original como lo es esta. Ultimamente parece que todo se repite y encontrar El diario de Noel es una señal de que se puede ser original y diferente, y llegar al mismo punto sin resultar repetitivo.

Jacob es un escritor muy famoso que regresa a casa de su madre para poner sus cosas en orden después de que esta haya fallecido. Allí conocerá a una joven sincera y honesta, Rachel, que le contará una historia llena de ilusión.

Rachel es adoptada, y siempre ha tenido la necesidad de conocer a su madre de sangre. Así que cuando tuvo oportunidad emprendió ese viaje no planificado siguiendo las escasa pistas que ha obtenido sobre ella con la ilusión de poder conocerla en persona.

El diario de Noel
Jacob, Rachel y su improvisado viaje

En este viaje se encontrará con Jacob, y la relación que lo une con la madre de Rachel, hará que ambos decidan seguir las pistas juntos.

Una historia apoyada por sus personajes.

Sin duda alguna una parte muy importante para que una historia funcione está en manos de los actores que dan vida a los personajes que forman la trama. Desde la más sencilla a la más complicada puede mejorar si se elige bien a la cara que les dará vida.

Shyer sabe muy bien esto y por ese motivo se ha rodeado en El diario de Noel de actores capaces de dar al espectador los sentimientos necesarios en cada momento. Su protagonista Justin Hartley, al que conocimos en This is Us, es perfecto para el papel del escritor: apuesto, intrigante y solitario. Y seamos sinceros, solo con su nombre es suficiente para que muchos usuarios le den al play, y la verdad es que no defrauda.

En cuanto a la parte femenina, tenemos a una adorable Rachel, extrovertida, sincera y llena de emociones. Un personaje con el que es muy fácil empatizar e incluso sentir cierta conexión. Su forma positiva de ver la vida y la ilusión con la que emprende este viaje nos hace verla con buenos ojos. Otro punto a favor de El diario de Noel.

El diario de Noel

Además, contamos con dos secundarios que son parte muy importante de toda la historia. Uno de ellos está protagonizado por Bonnie Bedelia, en el papel de la entrañable vecina de la madre de Jacob. Una mujer por la que es fácil sentir una especie de cariño ya que siempre ha estado en la vida del escritor de una forma u otra.

Por último, como no hablar de James Remar en el papel del padre de Jacob. Un papel breve pero intenso y de suma importancia para toda la historia que vamos a ver en El diario de Noel. En los pocos minutos que aparece en escena es capaz de hacernos sentir todo el amor que siente por su hijo y entendemos los motivos de las decisiones que tomó.

En resumen.

El diario de Noel es una película entretenida, siempre que te gusten las historias románticas. Tiene su punto fuerte en sus protagonistas y en una historia original que sirve de excusa para llevarnos a una bonita historia de amor.

Un reencuentro con el pasado en forma de un viaje en el presente. Un camino para buscar respuestas y también para sentirse en paz con uno mismo. Y mucho mejor si ese viaje termina descubriéndonos a esa persona ideal con la que queremos pasar el resto de nuestra vida, ¿no?