Desencanto. Parte 4. Vuelve con su frenético ritmo.

El día 9 de febrero Netflix estrenó la parte 4 de Desencanto, una serie de animación destinada al público adulto del creador de Los Simpsons, Matt Groening. Durante sus 10 episodios de menos de media hora cada uno, seguiremos las aventuras de Bean, una princesa (ahora reina) poco ortodoxa y que se sale de la imagen que tenemos de una dulce damisela.

La serie está ambientada en la Edad Media, por lo que en ella podremos ver a toda las criaturas fantásticas propias de esa época habitar y vivir aventuras junto con su protagonista. Por supuesto volveremos a ver a Elfo y a Luci. Y también a otros personajes de anteriores temporadas con papeles breves en determinados episodios.

Ademas nos vamos a encontrar con revelaciones y sorpresas. Algunas de ellas más o menos las podíamos intuir, y por fin se hace realidad. Y otras inesperadas que dejan la puerta abierta a futuras aventuras.

Desencanto: Siguen las aventuras

Si algo caracteriza a Desencanto son las alocadas aventuras que los protagonistas de la serie viven. El que la serie esté ambientada en un mundo de fantasía facilita mucho el poder dar rienda suelta a la imaginación, de modo que todo es posible en Utopía.

En esta parte 4 seguiremos donde nos quedamos. Así que nos metemos de lleno en resolver el lío en el que Bean se había metido por culpa de su madre: una boda con el propio Diablo. La serie no nos da ni un segundo de respiro mientras asistimos a sus disparatadas historias y tramas que se van entrelazando de manera prodigiosa.

Me ha dado la sensación de que el ritmo en esta parte 4 de Desencanto es mayor que en la anterior. Todo sucede quizá demasiado rápido y pasamos de un episodio a otro después de media hora en que nos han dado demasiada información comprimida. Esto tiene una parte buena, y es que es imposible aburrirse, además de que contribuye a que sea muy fácil de ver.

Además, el hecho de no acabar completamente ninguna de las subtramas que aparecen en cada episodio da la oportunidad de volver a retomarla en capítulos siguientes. Una forma de enganchar al espectador dándole información en forma de pequeña migas de pan que engancha, y engancha mucho. Siempre te quedas con ganas de saber más de esa historia. Y no pasa nada, ya que sabes que más adelante retomarán la trama.

desencanto

Más humor y mejor animación

Desencanto Parte 4 tiene más humor que su predecesora, y creo que ese tono negro es incluso más agudo. Está lleno de momentos y frases ácidas que recuperan al mejor Groening. Este humor tan típico de su creador acentúa aun más esa sensación de estar en una Edad Media cruel y desalmada.

Cada escena está cuidada para que no falte la oportunidad de introducir alguna frase cómica, y la verdad es que consiguen sacarte por lo menos una sonrisa con sus bien hiladas ocurrencias.

En cuanto a la animación parece más nítida y brillante. Tendremos episodios llenos de color y otros en tonos oscuros sin perder su luz. Los detalles de algunas escenas son realmente sorprendentes. No solo quieren darnos una historia disparatada con la que entretenernos, también se han centrado en la animación sin perder la esencia de sus personajes.


Desencanto es una de esas series que tienes que ver. Esta parte 4 me ha sabido a poco y nos deja con ganas de más. Diez episodios se ven muy rápido y nos gustaría que tuviera más. Quizá en la próxima temporada tengamos la suerte de que amplíen el número de capítulos. Por ahora solo nos queda esperar y mientras podemos volver a ver alguna de sus anteriores entregas.