Apagón. Miniserie alemana. Episodio 6 y final.

Y llegamos al final de la miniserie alemana Apagón que puedes ver en HBO Max. Durante estos seis episodios hemos seguido a Pierre Manzano (Moritz Bleibtreu) y su huida de la policía después de que fuera acusado de provocar el caos en el que ha quedado sumida casi toda Europa. Sin luz eléctrica la población no sabe vivir y tan solo se necesitan tres días para que la violencia estalle.

Cada día que pasa supone un nuevo problema para Frauke Michelsen (Marie Leuenberger), la mujer encargada de organizar la situación de caos. La escasez de recursos energéticos empieza a ser un problema grave donde tiene que tomar decisiones realmente difíciles y ninguna de ella es buena. A eso se unía su situación personal tan angustiante: sus hijas pequeñas estaban desaparecidas. Pero a pesar de todo ella estaba haciendo un buen trabajo incluso con todas las trabas que algún político, más interesado en la foto, le está poniendo por medio.

Después de unos problemillas con la traducción de su último episodio que el viernes aparecía solo en su idioma original, el sábado por fin pudimos disfrutar de su episodio final doblado al español.

Sólo los análisis de series contienen spoilers. El resto de artículos no tienen spoilers.



Apagón. Episodio 6 y final. Día X: Días siete y ocho.

En el episodio anterior.

Al final del episodio anterior de la miniserie basada en la novela de del escritor austriaco Marc Elsberg del año 2012, Apagón, tuvimos una serie de acontecimientos que nos indicaban que la solución a todos los problemas estaba cerca. Las hijas de Frauke por fin aparecen y esto supone un gran alivio para esa madre a la que vimos sufrir con angustia por ello.

Durante ese reencuentro veremos como Manzano se cuela y es detenido delante de la mirada atenta de la mujer, que más tarde lo relacionará con el hombre que dio la noticia por televisión explicando lo que realmente estaba sucediendo a la población. Esto sin duda, supondrá un momento de buena suerte cuando la situación estaba empezando a ser peligrosa por riesgo de fusión nuclear en una de las centrales alemanas.

Frauke verá en Manzano su última oportunidad de salvar a la población de una catástrofe, y por eso no dudará en ir a hablar con él y en un momento de presión y desesperación, le creerá. Así es como el hacker se convertirá en el único recurso que tienen para evitar una segunda Chernobyl.

Pierre Manzano por fin sirve de ayuda.

Aquí será donde veamos un cambio en el inspector Jürgen Hartland (Heiner Lauterbach). Hasta el episodio anterior de Apagón, su confianza en Pierre era nula y seguía pensando que formada parte del equipo de terroristas que había creado el virus informático que mantenía a casi toda Europa a oscuras.

En este episodio, dejará de lado sus sospechas y empezará a escuchar a Pierre, que demostrará lo que venía diciendo desde el primer episodio: que quería ayudar. Al igual que Frauke, el inspector se siente perdido. Las pistas que siguen no están dando resultados positivos, así que decidirá seguir la orden de Frauke y contar con Pierre para intentar descubrir y detener a los verdaderos culpables.

apagon

Esa colaboración entre Manzano y la policía avanza despacio hacia la solución al problema, pero este llega. Después de varios análisis descubren que detrás de todo está un amigo de Pierre, algo que esperábamos, y que este había contado con la ayuda de un millonario excéntrico y con unas ideas muy radicales, Axel Kjaer (Barry Atsma). Aunque no será lo único que el hacker descubra para su asombro.

Esto nos llevará a una de las pocas escenas de acción de la serie, que la verdad no las necesita ya que su trama es suficientemente intrigante y te va atrapando poco a poco. La interpol irrumpirá en el centro de operaciones donde se estaba orquestando todo este trágico plan de cambiar la vida tal y como la conocíamos hasta ahora.

El desenlace

Como consecuencia, Axel será detenido pero uno de los cabecillas de la trama conseguirá huir. Por fin parece que se acercan al final de esta situación de caos. Pero deben actuar con rapidez. La situación en la central nuclear vuelve a ser crítica. Tras el fallido intento que acabó en accidente de la cisterna de gasóleo que tanto necesitaban, han conseguido una nueva carga de carburante que los salva de momento. Y digo de momento por que las luces empiezan a parpadear en un tono rojo que avisa de un nuevo peligro.

Markus Jung (Sönke Möhring), responsable de la central nuclear, pedirá a sus compañeros de equipo que abandonen la central ante la inminente fusión del núcleo. Esta vez, no tienen agua para refrigerar y se encuentran ante un más que inminente trágico final.

La situación apremia y hay que conseguir que Axel hable. Cosa que consiguen utilizando unos métodos poco ortodoxos que conseguirán que el hombre diga una palabra: Pantalla. Parece que han llegado a un punto muerto donde nadie sabe que ha querido decir con esa única palabra. Pero Manzano demostrará nuevamente que está allí para ayudar y dará con la clave.

Un desenlace que te deja pensando y que no puede evitar sacarte una sonrisa burlona ante la gran verdad que ponen delante de nosotros. Esto supondrá la vuelta de la esperada electricidad y el descanso por fin, de todos lo que habían trabajado exhaustamente para conseguir una normalidad dentro del caos. La central nuclear está salvada, la población ha recuperado la necesitada luz y todo parece que volverá poco a poco a ser lo que era antes.

apagon

¿Un final con moraleja?

Con la electricidad de nuevo en los hogares, todo parece indicar que nuestros protagonistas se merecen un buen descanso. Frauker regresará a casa con sus hijas mientras su compañero de trabajo la mira irse con una sonrisa en los labios. Durante toda la serie hemos visto como él se ha acercado a ella, pero no ha acabado de concluirse nada entre ambos. Quizá es una puerta abierta a una posible relación en un futuro que no veremos (o eso parece).

Con Frauker en casa relajada y dormida bajo la mirada de sus hijas, tenemos como punto opuesto a Manzano. Todo se ha solucionado satisfactoriamente pero no para él. Como ya dijimos anteriormente, mientras colaboraba con la policía alemana descubrió algo que le hizo cambiar el semblante. Algo que podía esperar pero que deshecho en su deseo de confiar en Helena (Jessica Schwarz).

Manzano no dudará en volver a su casa en busca de esa fatídica confirmación que la mujer le dará bajo su punto de vista. Y es entonces cuando Pierre Manzano se enfada y nos deja una especie de moraleja o algo en lo que pensar justo en el final de la serie. Durante sus episodios nos han ido dejando como parte de la trama unos ideales llevados a su extremo más fatídico, pero será aquí cuando veamos esa reflexión más aguda.

Y así es como llegamos al final de Apagón, una miniserie de seis episodios de origen alemán que ha conseguido entretenernos y mantener esa intriga con buena nota. Quizá no sea el mejor momento para ver este tipo de series de catástrofes, pero he de decir que me ha gustado y se me ha hecho corta y muy intensa.

Su final ha estado a la altura con momentos de tensión y esas dos sorpresas finales que a mi personalmente me han parecido una buena explicación y sobre todo una explicación fácil de entender que aun le da más fuerza a Apagón.

No existe una segunda novela que continue la historia de Pierre Manzano, pero no descartamos que tengan en mente continuarla, sobre todo si pensamos en que uno de los cabecillas del ataque consiguió escapar. Será cuestión de esperar si tenemos o no una segunda temporada de esta entretenida serie que puedes ver en HBO Max.