Apagón. Miniserie alemana. Episodio 3.

Como cada viernes HBO Max ha estrenado un nuevo episodio de la miniserie alemana Apagón. Primero de nada recordemos donde nos quedamos en el anterior episodio que acabó con un cliffhanger que no lo es tanto, ya que sabemos que Pierre Manzano (Moritz Bleibtreu) es el protagonista de la serie y pensamos que no le puede pasar nada.

El hacker huyó del coche que lo llevaba detenido hacia un lugar donde lo someterían a un interrogatorio exhaustivo. Un policía le disparará, y así acaba el segundo episodio de Apagón. Mientras, hemos visto como Frauke (Marie Leuenberger) tiene que lidiar con una difícil situación. Por un lado sigue sin saber nada de sus hijas, y por el otro la situación a la que el no funcionamiento de las centrales hidroeléctricas ha llevado a la población, empieza a convertirse en algo crítico con altercados violentos.

La mujer se enfrenta a problemas internos dentro del propio gobierno por cuestiones de intereses de determinadas personas que se lo están poniendo difícil. Y por su parte, Pierre ha sufrido el boicot por parte de la Interpol con unos mails falsos que lo incriminan directamente con el apagón.

Sólo los análisis de series contienen spoilers. El resto de artículos no tienen spoilers.


Apagón. Episodio 3. Caos: Días cuatro y cinco.

Los problemas de Frauker

Las horas pasan y la población se enfrenta al cuarto día sin luz. La vida normal se ha paralizado y su supervivencia depende de las medidas que el gobierno haya puesto en marcha. Encerrados en su casa, los habitantes esperan. Pero no todos se limitan a aguardar la ayuda. Algunos de ellos han salido a las calles a protestar por esa situación, y con ellos llega la violencia.

Frauker tiene que enfrentarse a una situación terrible que nunca antes habían tenido. El caos amenaza con volver la complicada situación en algo aun peor. No disponen de medios para resolver todos los problemas que ha supuesto este apagón, ni siquiera para poder acudir a los puntos claves que habían establecido como prioridad, como mantener los hospitales en funcionamiento.

apagon

Por si esto fuera poco, llegan noticias confusas desde Francia. Una central nuclear del país parece poner en peligro a la población que está siendo evacuada. Un nuevo temor que podría suceder también en Alemania, y que significaría añadir un extra a una situación que se les escapa de las manos.

Rusia ha ofrecido su ayuda al país, pero esto no es bien visto por la mayoría de peces gordos del gobierno. Frauker sabe que, en la situación en la que se encuentran como consencuencia del apagón, lo más sensato es aceptar esa ayuda para así por lo menos, mantener a la población segura. Mientras sobre ella sigue pesando la desaparición de sus hijas.

En el episodio anterior mandó que buscarán a su marido y se lo llevarán allí. Ambos se encuentran cara a cara y después de varios reproches, el padre de las niñas emprende la búsqueda de las pequeñas. Algo que no va a ser fácil y que tendrá un resultado amargo al descubrir pistas de su paradero que se convierten en puntos finales, sin nada más por donde buscar.

El pasado de Manzano hace encajar las piezas

Y ahora volvemos con Pierre Manzano y su huida de la BKA. El primer disparo del policía que lo persigue no consigue hacer blanco, pero un segundo disparo acertará en su pierna dejándolo herido. En ese momento en que el repartidor de pizzas se ve perdido, aparecerá un coche con su salvadora dentro. La periodista holandesa Lauren Shannon (Hannah Hoekstra) lo ha estado siguiendo, y ello supondrá su salvación.

Manzano confía en ella, y por ese motivo le explicará a la joven lo sucedido en su juventud. Una época que está ligada con lo que actualmente está sucediendo. Durante sus años de estudiante, era un revolucionario que quería cambiar el mundo. Por eso no dudaba en participar juntos con sus amigos en manifestaciones en contra del capitalismo.

Una de esas concentraciones fue más violenta de lo que esperaban y los jóvenes acabaron perseguidos y golpeados por la policía. Su juventud les hizo pensar en vengarse con violencia, pero será Pierre quien les proponga una solución más pacífica y con mayores consecuencias: un apagón.

Esto podría ser una mera casualidad, de no ser que el código utilizado para provocar el actual apagón es el que Manzano creó en su juventud, y que por supuesto, nunca llegaron a utilizar. Así que solo queda por pensar que quien está detrás de esta situación catastrófica es uno de los amigos de aquello años peligrosos.

Con la ayuda de Lauren, empezará a buscar a sus antiguos amigos para descubrir quien es el verdadero culpable. Pero su herida, aun no siendo grave, debe de verla un médico. Y ahí es donde la vida da esos giros tremendos, y quien acabará necesitando un médico urgentemente no será él.

Avances en la investigación

Por otra parte la BKA sigue investigando. El inspector Jürgen Hartland (Heiner Lauterbach) sigue pensando que Manzano es una pieza clave de todo lo que está sucediendo, aunque no sabe todavía qué importancia tiene en todo ello. Mientras siguen con su investigación sobre Horst Dragenau. Aunque esta acaba pronto, ya que encuentran su cadáver en el mar de Bali.

Ahora no tiene duda de que el hombre tenía algo que ver con todo este atentado, y que su muerte ha sido la manera de silenciarlo. Por otra parte, llegarán a su poder unas grabaciones que les pondrán sobre la pista de dos desconocidos. Pronto uno de ellos dejará de serlo al ser reconocido en una foto al lado de Dragenau.

El inspector parece haber dado con una buena pista a la que seguir. Su equipo de investigación está trabajando sin parar y están empezando a cosechar los frutos de su esfuerzo y de su trabajo. La línea de investigación se centra ahora en descubrir quien es esa persona de la foto, y también en encontrar a Manzano.

apagon

Algo malo y algo bueno

Dejando un poco de lado las tramas principales, nos centramos ahora en las dos hijas de Frauker. Las niñas siguen en casa del desconocido que las acogió en el tren. En un primer momento teníamos sospechas sobre las verdaderas intenciones de este personaje, pero en este tercer episodio de Apagón nos muestran que no hay nada de que preocuparse, ya que en realidad el hombre estaba buscando a la madre de la niña para devolvérselas sanas y salvas.

Pero de nuevo nos encontramos con un giro del guion, y las niñas volverán a desaparecer. Y lo peor, la desaparición será pocas horas antes de que su padre de con la casa donde estaban.

Por otra parte tenemos un mensaje de esperanza que nos llega desde la granja donde el amigo de Pierre está retenido. Recordemos que acabó allí después de haberse quedado sin gasolina, y que la dueña lo mantiene encerrado para que le ayude a poder ordeñar a sus vacas, o de lo contrario tendrá que sacrificarlas.

Una noche, el hombre consigue burlar a la mujer y huye llevándose la furgoneta. Al día siguiente, la desesperación de la dueña de la granja es tremenda ya que sabe que sin ayuda solo le queda aliviar el sufrimiento de los animales matándolos. Pero justo en ese momento llegará el huido y no llegará solo. En realidad no quería escapar sino buscar a más personas que ayudaran a ordeñar a los animales. Un gesto que nos hace pensar que aun en momentos de caos siempre hay que confiar en la bondad de las personas.