Aguas profundas (Deep Water) 2022. Un thriller erótico que no llega a convencer.

El viernes 18 de marzo, Amazon Prime Video estrenó Aguas profundas (Deep Water), como parte importante dentro de sus novedades para el mes de marzo. Un película que nos llega avalado por su dúo protagonista, Ben Affleck y Ana de Armas, que curiosamente empezaron en el rodaje un noviazgo que al final no llegó a buen puerto.

La cinta está catalogada como un thriller erótico, lo cual promete una relación explosiva entre ambos protagonistas que en esos momentos vivían el principio de su idilio. A esto le unimos que se ha basado en una exitosa novela de Patricia Highsmith, una escritora muy reconocida por sus tramas sobre crímenes y que seguramente has leído alguna o bien la conoces por otras adaptaciones que se han hecho de sus obras.

Y también tenemos que sumarle a estas dos cosas, el hecho de que su director sea Adrian Lyne, conocido por Nueve semanas y media, Atracción Fatal, Una proposición indecente o Infiel, su última película de la que han pasado nada menos que 20 años. Así que las expectativas que había provocado Aguas profundas (Deep Water) estaban, quizá, demasiado arriba.

Aguas Profundas (Deep Water). ¿De qué va este thriller erótico?

El regreso de Lyne al cine nos lleva a conocer a la pareja formada por Vic y Belinda. Ambos tienen una hija pequeña y llevan un nivel de vida alto. Todo parece indicar que se trata de un matrimonio feliz y que ambos se quieren. Pero esto no es así. Belinda no es feliz y se dedica a ir de flor en flor sin ocultarlo. De hecho, quizá lo que más placer le provoca es poder hacerlo delante de las pasivas miradas de su marido.

Por su parte Vic, siente un amor por su mujer que, a pesar de conocer sus continuas aventuras, le impide divorciarse de ella. Por esta razón ambos están encerrados en una vida que solo les hace sufrir. Belinda le echa en cara a Vic lo raro que es y la poca pasión que tiene, y mientras él tiene que aguantar impasible las conversaciones de sus amistades que le hablan del carácter volátil de su mujer, a la que siempre defiende.

De esta manera se va construyendo un thriller psicológico, más que erótico, donde ambos van cayendo poco a poco hacia una situación difícil de soportar convirtiéndose en algo peligroso.

aguas profundas (deep water)

Un dúo protagonista que no acaba de funcionar.

Aguas Profundas (Deep Water), es otra de esas películas, cada vez más numerosas, que nos demuestran que el hecho de que tenga un repertorio con actores conocidos no significa éxito. A pesar de que ambos actores estaban en una relación fuera de las pantallas, la química entre ambos es casi inexistente.

Es verdad que estamos ante la historia de un matrimonio acabado por la diferencia de forma de ser que existe entre ambos protagonistas. Pero sabemos que Vic está enamorado de su mujer, y que ella sigue a su lado por algún motivo, ya que como podemos ver su belleza y sensualidad le ponen muy fácil conseguir al hombre que quiera.


En SinSpoiler

En la tormenta.


De hecho, la película sale a flote por la gran interpretación de su personaje femenino donde nos encontramos con una Ana de Armas capaz de hacernos sentir todas las emociones que Affleck no es capaz de transmitir. Así que llegamos a empatizar con su personaje: una mujer perdida que vive una vida de descontrol basada en seducir a hombres continuamente bajo la pasividad de su marido.

En algunos momentos de Aguas Profundas (Deep Water), podemos incluso llegar a pensar que en realidad Vic no siente nada por Belinda ya que cuando lo vemos en escenas con la hija que ambos tienen, el actor es capaz de interpretar a un padre que se muestra cariñoso y cercano con la niña. Quizá ese carácter frío de su protagonista masculino sea algo buscado por su director, pero la sensación que nos deja no es buena.

deep water (aguas profundas)

Aguas Profundas (Deep Water) no llega a aclarar muchas de las situaciones que insinúa y que son claves para la trama. Más bien las deja a la libre interpretación del espectador. Pero esto tiene un problema, ya que no da suficientes pistas para que tengas claro qué pensar. Por lo que acabas confundido y sin tener a ciencia cierta qué ha sucedido realmente.

Además, a todas las anteriores pegas, le unimos el hecho de que estamos ante un thriller psicológico sin ningún tipo de intriga ni de suspense, lo que hace que por momentos la película se vuelva aburrida y te pases las casi dos hora que tiene de duración esperando ese algo que te haga pensar que la película no está tan mal como parece.